fbpx
contacto@merak.pe Correo Electrónico
(+51) 983 776 663 Teléfono

Blog

El impacto de nuestra actitud en nuestra salud emocional

///
Comment0
/
Categories

Hablar de salud emocional nunca estuvo más en tendencia. Para cualquier profesional de la salud mental, este reconocimiento a la importancia de nuestra labor podría haber sido un escenario ideal. Nunca como hoy, vemos a los ciudadanos buscando asesoría psicológica en un  país en donde hasta hace pocos años atrás, hablar de visitar un psicólogo era casi inconfesable.

Lamentablemente el escenario dista mucho de ser ideal, contamos con muy pocos profesionales debidamente entrenados y a disposición de la población. Tristemente, tener un presupuesto per cápita irrisorio para atender la salud mental de nuestros ciudadanos nos está pasando factura.

Cuando hacemos referencia a salud emocional, hablamos de una parte esencial de la salud de cada individuo, reconociendo al ser humano como una entidad biopsicosocial, que requiere un equilibrio biológico, psicológico y del ambiente que lo rodea, para lograr estabilidad, plenitud y eficiencia en su vida personal y profesional.

En tiempos como los que nos ha tocado vivir, en medio de esta pandemia global, muchos de nosotros estamos atravesando por cuadros relacionados a la ansiedad, depresión, estrés, duelo  e inclusive el síndrome de burnout en profesionales que han visto retadas sus capacidades al límite: profesionales de la salud, maestros, miembros de las fuerzas armadas, entre otros.

Si estos cuadros persisten durante períodos largos de tiempo, el desequilibrio en la vida de una persona puede ser amplio espectro, afectando su salud física, sus relaciones interpersonales y su desempeño laboral.

Un ejemplo claro del impacto de ver resquebrajada nuestra salud emocional, sería el de una persona que perdiese su trabajo de forma abrupta. Esto le generaría mucha tensión, liberando cortisol, afectando todo su sistema inmune y disminuyendo sus  defensas, por lo que podría quedar  propensa a padecer resfríos, enfermedades infecciosas, entre otras.

Asimismo, el sistema cardiovascular se podría afectar por un aumento de la presión arterial, lo que puede traducirse en riesgo de padecer una dolencia coronaria. Igualmente, a causa de éste u otros problemas emocionales, el sistema gastrointestinal segregaría más ácidos gástricos, lo que derivaría  en problemas digestivos que si se vuelven crónicos, pueden terminar en reflujo, gastritis, úlcera, entre otras.

Hoy más que nunca debemos buscar nuestro equilibrio biopsicosocial, conectando con la realidad y la aceptación de aquello que no podemos cambiar (como lo son las cosas del mundo exterior), pero jamás renunciar a aquellas que sí podemos cambiar, es decir, nuestra actitud, cómo decidimos afrontar los desafíos y la protección de nuestro valioso mundo interior.

 ¿Cómo mejoramos nuestra actitud y por tanto, nuestra salud emocional?

  1. Reconociendo nuestros pensamientos y qué los originan: Lo primero es reconocer lo que estamos pensando o el valor que le damos a las cosas que nos pasan. Luego de conocer ese valor, fijémonos con qué emociones conectamos al pensar de esa manera.
  2. Filtrando nuestros pensamientos: ¿Será que eso que pensamos de lo que ocurre, está basado en la realidad? o ¿es fruto de un pensamiento anticipatorio de catástrofe?
  3. Teniendo en cuenta la triada: Un pensamiento, genera una emoción y ambas se traducen en nuestra conducta. Por tanto a los que hay que vigilar de cerca son a nuestros pensamientos.
  4. Gestionando nuestras emociones: Las emociones se deben sentir y vivir, todas son necesarias y válidas. El dolor estará presente en diversas circunstancias de nuestra vida, sin embargo el quedarnos abrazados a nuestras emociones relacionadas con la angustia, la tristeza y la pérdida  por largos periodos de tiempo, significará  elegir el sufrimiento para nuestras vidas.
  5. Decidiendo nuestra actitud ante la vida: Fijémonos en todo lo que aporta un cambio de actitud en nuestras vidas y tomemos la decisión, cuanto antes, mejor.
  6. Comunicándonos asertivamente: Si algunas acciones, palabras y actitudes de nuestros seres queridos, compañeros de trabajo, jefes, etc nos están haciendo sentir mal, es necesario hacérselos saber de manera asertiva. Esto significa que debemos dejarnos de medias palabras y expresar cómo nos sentimos y qué es lo que nos molesta con claridad, no para discutir, sino para dialogar.
  7. Moviéndonos: La actividad física, el baile, el deporte y el disfrute a través del movimiento serán nuestros principales aliados en contra del cortisol, la hormona del estrés.
  8. Incrementando el sentido del humor: No sólo la memoria es afectada por el humor, sino que también lo es el comportamiento. El altruismo está ligado al buen humor, mientras que la depresión está más asociada a la ausencia de conductas sociales efectivas. Conectemos con la risa y nuestra diversión de manera más seguida.
  9. Relajándonos: La respiración diafragmática (concentrarse en la inspiración y espiración) y la relajación muscular profunda (tensar fuerte y soltar despacio los segmentos musculares desde la cabeza hasta los pies), reducen la tensión y estrés muscular, facilitando el bienestar.
  10. Buscando ayuda a tiempo: Felizmente buscar a un profesional especializado en salud emocional ahora ya no es tabú, aprovechemos y reunámonos con alguien entrenado para escucharte activamente sin juzgarte y que te pueda ayudar a encontrar nuevos caminos para resolver tus circunstancias.

¿Qué opinas al respecto?  Espero tus comentarios. Si quieres saber más acerca de este y otros temas relacionados a salud emocional y a las habilidades blandas para ti o para tu equipo de trabajo, quedamos siempre a disposición desde Merak.

Hasta una nueva oportunidad,

—————————————– 

Referencias bibliográficas

Alberca. F. ¿Qué es la salud emocional?. Recuperado de: https://www.cuidatusaludemocional.com/salud-emocional.html

Oblitas, L. (2007). Enciclopedia de psicología de la salud. Bogotá: PSICOM

Oblitas, L. (2008). Psicología de la salud: Una ciencia del bienestar y la felicidad. Recuperado de: http://www.unife.edu.pe/pub/revpsicologia/psicologiasalud.pdf

The following two tabs change content below.
Elizabeth Henriquez

Elizabeth Henriquez

PSICOTERAPEUTA, FACILITADORA Y CONSULTORA ORGANIZACIONAL. 16 años de experiencia liderando equipos en RRHH y comerciales como gerente en empresas de servicios y capacitación. Es capacitadora y consultora en Habilidades Blandas ,Psicología y Psicoterapia Cognitivo Conductual.

Leave a Reply

Whatsapp Hydropress

Escríbenos